El tanga de su sirvienta le distrae y acaba muy cachondo

07 min - 2 noviembre 2020 - 1409 visitas

Tras disfrutar de una placentera siesta, este hombre escuchó ruidos y al abrir los ojos, se fijó en que su sirvienta había llegado a casa para hacer la limpieza. No se acordaba de que hoy le tocaba y al fijarse en ella, pudo percatarse del tanga que iba enseñando cada vez que se agachaba a limpiar. No sabía si lo estaba haciendo a posta o no, pero lo cierto es que la chica le puso más cachondo que nunca y al final, ella decidió aprovecharlo. Se fue directa a por su polla y tras sacarle brillo, acabó a cuatro patas y gimiendo con el pedazo de polvo que se marcaron juntos.